Publicado por & archivado en Actualidad.

Ante las dificultades de rendimiento académico de nuestros hijos podemos optar por diferentes alternativas como: el refuerzo escolar, o el apoyo psicoeducativo. Cualquiera puede ser beneficiosa y valida para conseguir mejorar los resultados académicos y personales, la clave esta en realizar una buena elección en función de cada caso, por ello es necesario establecer una clara diferenciación entre el refuerzo escolar y el apoyo psicoeducativo que ayude a los padres en la toma de decisiones de una u otra opción.

 El refuerzo escolar

  • Se centra única y exclusivamente en el desempeño académico.
  • Esta orientado al repaso de los contenidos escolares y el refuerzo de áreas de conocimiento específicas.
  • Puede ser realizado por maestros o profesores, que han recibido formación pedagógica, y también por personas con formación específica en un ámbito de conocimiento concreto.

El apoyo psicoeducativo

  • Es llevado a cabo por profesionales de la psicología y la educación que cuentan con formación específica en los diferentes trastornos infantiles y de aprendizaje, conocedores de sus peculiaridades y de las diferentes estrategias de intervención.
  • Se basa en fomentar la generación y generalización de estrategias y en el desarrollo de recursos propios, a partir de las potencialidades, que permitan compensar y mejorar las áreas donde el rendimiento es deficitario o mejorable.
  • Conlleva una mejora del rendimiento académico a medio-largo plazo.
  • Promueve la disminución o eliminación de aquellas conductas que interfieren o dificultan el desempeño.
  • Establece sus objetivos terapéuticos basándose en el perfil neuropsicológico del niño o joven.  Por ello antes de iniciar la intervención es fundamental realizar una evaluación completa para evaluar las necesidades educativas, sociales, emocionales, etc.
  • La intervención incluye la comunicación y asesoramiento a los padres, al colegio/tutor para fomentar un conocimiento más profundo del perfil del alumno y realizar un trabajo coordinado que mejore su desempeño e implica la comunicación y el trabajo coordinado con otros profesionales que atiendan al niño o joven como el pediatra, psiquiatra, logopeda, etc.
  • Esta orientado a alumnos, que muestren alguna dificultad concreta de aprendizaje vinculada a la presencia de algún trastorno específico como:

  • TDAH:  Trastorno Deficit atencional e Hiperactividad
  • TEL: Trastorno Específico del Lenguaje
  • TANV: Trastorno de Aprendizaje No Verbal
  • Retraso evolutivo
  • Alteraciones del desarrollo cognitivoTrastornos Graves de Conducta
  • Trastornos Generalizados del Desarrollo- Autismo
  • Discapacidad Intelectual
  • Dislexia,
  • Discalculia

 

También es útil y beneficioso para aquellos niños o jóvenes que en ausencia de dificultades específicas de aprendizaje u otros problemas, desean potenciar su rendimiento, así como para alumnos con altas capacidades, ya que entre sus objetivos esta la estimulación de diferentes habilidades cognitivas como:

  • Atención y/ o concentración
  • Memoria
  • Percepción
  • Orientación temporal y visoespacial
  • Razonamiento
  • Metacognición
  • Planifica
  • Flexibilidad cognitiva

A nivel psicológico, fomenta:                                                                             

  • Una mejora de la autonomía
  • La autoestima
  • La percepción de autoeficacia
  • La motivación
  • Los comportamientos y hábitos que facilitan una adecuada rutina de estudio o trabajo.

En Codex Psicología contamos con un equipo de especialistas en educación y psicología y orientado en su formación y experiencia a intervenir en necesidades educativas especiales y en potenciar las bases de los procesos de enseñanza y aprendizaje o diversificarlas, si existen dificultades concretas que interfieran en un correcto desempeño, un bajo rendimiento escolar.