Publicado por & archivado en Artículos, Sin Categoría.

Cuantas veces hemos oído comentarios con respecto a la persona que acude al psicólogo. Generalmente las personas al oír el término “psicología” presuponen que es algo desvinculado de ellos; asumiendo que se trata de una disciplina enfocada netamente al tratamiento de personas mentalmente desequilibradas. Las palabras «terapia» o «psicólogo» se juzgan y estigmatizan, cosa que se interpone en el camino a la curación.

Durante años se ha asociado a trastornos mentales graves, locura o incluso incapacidades, en la actualidad, afortunadamente estas ideas han ido poco a poco cambiando hasta hacerse más acordes a la realidad, en cuanto a lo que se sabe sobre la psicología y lo que es un psicólogo realmente.

Existen todavía ,en diversos sectores de la sociedad, prejuicios  e ideas erróneas respecto a las prácticas psicológicas, sobre lo que supone acudir a una consulta psicológica. Pensamientos como: “Va al psicólogo porque está loco”, “La psicología no funciona” o “Los psicólogos son un timo”  alimentados en gran medida por la desinformación.

En este artículo, se analizarán algunos de los estigmas en relación a la figura del psicólogo:

 

“Ir al psicólogo es  cosa de personas débiles o significa que estás loco

No hay ninguna diferencia entre acudir a un profesional de la salud mental e ir al médico cuando se tiene cualquier otra enfermedad.

Al igual que vamos al dentista cuando nos duele una muela, acudimos al psicólogo cuando tenemos un problema y buscamos ayuda profesional para solucionarlo. Es más, acudir al psicólogo es un acto de responsabilidad y no de “locura” o “debilidad”.

 

“Si voy al psicólogo, en una consulta solucionará mis problemas”

La duración de la terapia depende de circunstancias como el nivel de estrés del paciente, las cosas que le sucedan  y el diagnóstico y aunque algunos métodos no tienen un final definido, otros se centran en ayudar a gestionar los problemas presentes a corto plazo».

Está demostrado que la terapia fortalece nuestra capacidad para hacer frente a las situaciones inesperadas y al día a día. Promoviendo una visión más clara de nuestras emociones y la forma como nos relacionamos con ellas.

 

“El tiempo lo cura todo”

Es bien sabido que el paso de tiempo permite que veamos las cosas de otro modo. Sin embargo, el tiempo no tiene propiedades terapéuticas, y, en muchas ocasiones, sólo conlleva a la cronificación del problema.

 

“Yo no voy al psicólogo. Mis amigos son los que más me apoyan y escuchan”

Muchas veces se escucha este tipo de comentarios en consulta.

Es cierto que disponer de una red social formada por amistades y compañeros es un factor protector para el estrés o depresión, pero en muchos casos, esto no es suficiente. Incluso, con la mejor de las intenciones, pueden darnos consejos no útiles. Hablar con alguien que está preparado para comprender la ansiedad y la depresión puede ser más útil aún para ayudarnos a gestionar esos síntomas, a delimitar los pensamientos negativos que tendemos a tener.

 

“Los psicólogos leen la mente en el diván”

Antes de iniciar una intervención psicológica, se realiza una evaluación completa del motivo de consulta a través de entrevistas y test psicométricos. Durante esta etapa, se obtiene diversa información del paciente analizando la problemática y se comenzaría con la terapia.

No es adivinar, sino a través del método científico y protocolos establecidos, llegar a una hipótesis plausible sobre el problema.

 

“Los fármacos son la mejor solución para los problemas emocionales”

Igual que no todos los que acuden al psicólogo necesitan medicación, no todos pueden gestionar su condición solo mediante la terapia.

La mayoría de las veces la medicación no es suficiente. Puede ayudar a disminuir la sintomatología, pero sólo “tapa” dichos síntomas sin llegar a solucionar el problema, ni a desarrollar recursos para que el paciente pueda resolverlos, ni  les proporcionar las herramientas necesarias para sobrellevar su condición. Además, cuando reduce o retira, tienen efectos rebote y/o desaparecen sus efectos,.

Los psicólogos trabajan con los pacientes hasta dar con el método más adecuado, que puede que incluya medicación o puede que no, esto depende de los sintomas y de las circunstancias.

 

“Los psicólogos cobran una pasta por escuchar”

Un psicólogo es aquel profesional que se ha licenciado o ha obtenido el grado en la carrera de psicología. Esta ciencia se ocupa del comportamiento humano y su relación con los procesos del pensamiento, emociones y del aprendizaje que, complementados con uno o varios Másters, supone una larga formación en Salud Mental. Por tanto, somos profesionales en nuestra área, y basamos nuestro conocimiento en el método científico para comprender los procesos psicológicos tanto patológicos como no.

Es cierto que ser escuchados y hablar sobre nuestros problemas puede provocar sensación de alivio. Sin embargo, el sólo hablar, no hace que se solucionen por sí mismos. En cada  sesión, hay un trabajo detrás: corrección de test, informes, preparación de la siguiente consulta… en la que se invierte más tiempo que en la propia sesión con el paciente.

Ofrecemos un servicio, al igual que el dentista, fisioterapeuta, médicos…si a ellos vemos lógico pagarles su tiempo empleado…¿Por qué no al psicólogo?

 

«La psicología no vale para nada»

No vale, sino se le da una oportunidad. Si se llega a consulta con una actitud poco colaboradora, en la que no se lleve a cabo las recomendaciones pautadas, tareas para casa, o faltar a sesiones, es muy probable que no funcione.

Pongámonos en el caso del médico, sino tomamos la medicación pautada para un catarro, difícilmente se curará. Pues es exactamente lo mismo. Si queremos mejorar, cambiar algo que no nos gusta o salir de la situación de malestar en la que nos encontramos, la actitud es lo más importante.

Si tenemos en cuenta que, “los trastornos mentales serán la principal causa de discapacidad en el mundo en 2030″, tenemos que cambiar nuestra forma de ver a la Psicología y normalizar el acudir a un profesional. debería ser fundamental que la idea que la sociedad tenga de la psicología sea lo más realista posible, acabando con mitos y creencias irracionales sobre la figura del psicólogo,

 

» Recuerda, la Psicología funciona si se le da una oportunidad»

 

Gracias por leerme

Codex Centros de Psicología Vigo y Ourense