Publicado por & archivado en Noticias.

Os presentamos un ejemplo  de cómo utilizamos la Técnica  de la caja de arena”

La técnica es un método que se aplica a menudo en psicología infantil, ya que los niños, por su nivel de desarrollo, suelen tener dificultades para expresar sus sentimientos.

El niño/a en silencio, va colocando diferentes figuras. Estas representan elementos o personajes, reales o fantásticos que debe colocar en función de sus propias preferencias. Entre estas figuras podemos encontrar personas, animales y plantas, construcciones, medios de transporte, señales o divisores naturales (rocas, madera), elementos fantásticos, personajes de películas, accesorios…

Es una técnica interesante porque se aleja del plano lingüístico,  muchas ocasiones, el niño/a no es capaz de verbalizar lo que le ocurre pero si que lo legramos creando en la consulta un espacio libre de estrés, donde el niño/a se siente cómodo.

Algunos beneficios de su administración es que es un tipo de terapia no dirigida, donde el paciente expresa imágenes simbólicas que pueden ocasionarse desde el inconsciente.

Nuestro psicólogo en este caso ha observado y acompañado esta construcción durante su proceso, no interpretando ni juzgando. Cuando ha terminado, le ha preguntado qué ha construido, el título que le pone al mundo que ha creado y las emociones que ha sentido.