Publicado por & archivado en Artículos.

Un mito es una creencia o conjunto de creencias populares, con pretensión de verdad, en este caso, basadas en el concepto occidental de amor romántico, que se refieren a las características o rasgos que se le atribuyen a una relación amorosa. Sin embargo, se ha puesto en evidencia que el impacto de estas creencias resulta problemático en las relaciones de pareja, particularmente cuando se produce una idealización extrema de estos rasgos, ya que conduce a hacer demandas excesivas y/o inadecuadas a la relación de pareja, es decir, imposibles de satisfacer y, por tanto, frustrantes por sí mismas. Son las creaciones artísticas (cine, TV, música, poesía, etc.) las que han venido contribuyendo, en gran parte, a la divulgación de estos mitos amorosos (probar a analizar, por ejemplo, la letra de cualquier canción romántica, y comprobaréis que habla de alguno de estos mitos), con un enorme poder de influencia social (a menudo tienen mayor repercusión social las creaciones artísticas populares que los resultados científicos, quizá, entre otras cosas, porque son más accesibles).

Todas estas creencias poco realistas, tienen importantísimas repercusiones en el comportamiento amoroso y, por tanto, en el curso y evolución de la relación de pareja. No se comporta del mismo modo una persona que, por ejemplo, cree que el amor es una fuerza misteriosa que no se puede controlar, que otra que cree que el amor se basa en el progresivo conocimiento mutuo, que se alimenta de la mutua confianza y compromiso, que conoce las dificultades o problemas que puede presentar, que confía en sí misma para saber afrontarlos adecuadamente y que sabe reconocer cuando continuar o no una relación. Por tanto, cuanto más romántica se comporta una persona en las relaciones amorosas, más probabilidad tendrá de generar dificultades o problemas a sí misma y en sus relaciones de pareja.

Te proponemos que analices e identifiques si estos problemas se dan en tu relación, ya sea en tí mismos o en el otro.

Mito del libre albedrío: creencia de que el amor consiste en un sentimiento interno incontrolable (“no se puede mandar en el corazón”), y que ese sentimiento es absolutamente personal e íntimo, no influido por ningún factor cultural o social ajeno a nuestra propia persona, sino por nuestros deseos internos más profundos.

Mito de la media naranja: creencia de que la persona de la que nos hemos enamorado, es la teníamos predestinada de alguna manera, y que es la única o la mejor posible, por tanto, sólo existe una posible pareja en el mundo.

Mito de los polos opuestos: creencia de que las personas con caracteres diferentes se complementan.

Mito de omnipotencia: creencia de que el amor lo puede todo y que, por tanto, si hay verdadero amor no deben influir decisivamente los obstáculos que se presenten en la relación de pareja, es decir, que el verdadero amor puede soportarlo todo.

Mito del matrimonio o la convivencia: creencia de que el enamoramiento debe ser la única base del matrimonio o la unión estable de la pareja, por tanto, si se acaba, se acaba la relación.

Mito de la equivalencia: se tiende a creer también que lo conceptos de amor y enamoramiento son equivalentes y, por tanto, cuando uno deja de estar en estado de enamoramiento apasionado, es que se ha terminado el amor.

Mito de la exclusividad: creencia de que el verdadero amor sólo puede sentirse por una sola persona al mismo tiempo, por tanto, si se ama a más de una persona, se presenta un conflicto inexplicable.

Mito de la perdurabilidad: creencia de que el amor, si es verdadero, debe durar, y durará por sí solo, toda la vida, de manera que, si se produce su fin o la decisión de romper una relación, se interpreta como un fracaso.

Mito de la fidelidad: creencia de que todos los deseos románticos y sexuales serán satisfechos dentro de la pareja,

Mito de los celos: creencia de que los celos son el indicador de verdadero amor.

 

Gracias por leerme

Codex Centros de Psicología Ourense y Vigo