Publicado por & archivado en Artículos.

En el fomento del esfuerzo y el gusto por el aprendizaje, los padres tenemos un importante papel.

PAUTAS PARA CREAR UNA RUTINA DIARIA

  1. Al llegar a casa que te enseña la agenda, planifica en su libreta de trabajo lo que tiene que trabajar para ese día con relación a asignaturas que ha tenido y asignaturas que tendrá al día siguiente.
  2. Se debe poner a realizar los deberes.
  3. Debe estudiar siguiendo los pasos de técnicas de estudio (lectura, esquemas……)
  4. Que te muestre lo que ha realizado.

Material:

– Es imprescindible la agenda escolar y su control diario.

– Horario de actividades y estudio, por escrito uno en lugar de estudio y otro en la cocina o sala de estar.

– Hacer horarios encadenados.

– Libreta de trabajo.

Revisa la programación mensual.

– La programación mensual debe estar cubierta con las actividades y exámenes previstos para ese mes y que se refleje en ella con la antelación suficiente para trabajarlos.

Revisa el horario semanal con él/ ella.

– Asegúrate de que las sesiones de trabajo son suficientes y de que se cumplan.

Revisa la programación diaria.

– Todos los días antes de empezar a trabajar revisar la programación diaria que ha planificado para ese día.

Revisa la elaboración de esquemas resumen.

– Comprobar que todos los temas de cada asignatura tienen un esquema- resumen elaborado con suficiente antelación para poder estudiarlo.

Reducción de la revisión.

– Poco a poco ir retirando estas revisiones y controles sobre el trabajo, en la medida que él va asumiendo su responsabilidad.

RECOMENDACIONES A LA HORA DE ESTUDIAR

En el lugar de estudio tu hijo debe tener:

  • Su mesa y su silla adecuadas. La mesa deberá ser amplia si es posible.
  • El lugar deberá ser tranquilo, sin ruidos, sin tener al alcance de la mano o vista objetos que te distraigan.
  • Iluminación suficiente. El flexo o lamparilla situados de manera que no le produzca sombras. Que entre “de lado”.
  • Estudia sin que nada te distraiga ten lo necesario al alcance de la mano, esto te ayudará a evitar interrupciones innecesarias.

Organización del tiempo.

Antes de organizar cada sesión de estudio, conviene reflexionar sobre las distintas actividades y asignaturas que tiene:

  • Evitar estudiar demasiado tiempo las asignaturas fáciles o que más le gustan.
  • No dejar ninguna asignatura sin estudiar cada semana.
  • Organizar las sesiones diarias de estudio según lo que exija cada asignatura.

A la hora de organizar las sesiones de estudio, conviene que reflexiones sobre los siguientes consejos generales:

  • Llevar al día las asignaturas, no dejar nada para antes de las evaluaciones.
  • Los días que tenga pocos deberes, repasar lo anterior, así le resultará fácil recordarlo en la evaluación.
  • Estudiar en períodos de 40-45 minutos.
  • Realizar pausas de 5-8 minutos, para descansar, y luego continuar estudiando.

Método activo de estudio

  • Prelectura: Consiste en leer rápidamente el tema, una lectura de rastreo, fijándose en títulos y encabezamientos.
  • Lectura comprensiva: Consiste en leer despacio, tratando de entender todo el significado. Se deben subrayar el texto.
  • Elaboración:Una vez comprendido el tema, se debe escribir la información en algún esquema – resumen y facilitar la memorización.
  • Memorización:Para memorizar es necesario comprender lo leído, retenerlo y luego recordarlo. Repetir mentalmente lo aprendido con “Palabras propias”.
  • Autoevaluación: Comprobar lo aprendido, si se sabe bien el tema, haciéndose preguntas acerca de él, y actuando en consecuencia, es decir, volviendo a algún punto anterior del método si comprobamos que no está aprendido.

VALORAR EL ESFUERZO DE VUESTRO HIJO

La valoración y aprecio del esfuerzo continuado que nosotros le demos por el trabajo que ha hecho, va a facilitar que él continúe llevándolo a cabo. Una sencilla y sincera frase como “Has hecho todas las tareas y el repaso, ahora puedes irte a jugar” acompañado de una expresión de satisfacción, ayudará a que al día siguiente nuestro hijo se siente de nuevo a la hora establecida para hacerlos.

Por último, recordemos que facilitar que el niño desarrolle este hábito está generando a largo plazo que establezca la capacidad de concentración y de constancia que va a necesitar a lo largo de todo su vida para conseguir cualquier meta que merezca la pena.

Centro Codex Psicología

Psicólogos Ourense y Vigo