Publicado por & archivado en Artículos.

Es primordial para que nuestro hijo trabaje de forma adecuada en el colegio y cumpla con sus tareas, que mostremos interés en los aspectos relacionados con el entorno escolar, de esta manera, estamos demostrándole que para nosotros es importante y acabará por interiorizar ese interés como suyo.

Una vez llegados a este punto, podemos platearnos cuál es la forma de manifestar ese interés.

¿Debemos sentarnos con el niño en su escritorio cada tarde a hacer los deberes? Pues la respuesta a esta pregunta es no. Lo que debemos hacer es enseñarle estrategias de estudio y organización. Tiene que aprender a estructurar su tiempo y a trabajar de forma autónoma para que, de esta manera, cuando obtenga los resultados fruto de su trabajo, esa “buena nota” sea un logro exclusivamente suyo, lo que fomentará su motivación para la realización de futuras tareas.

 

Por tanto, ¿cómo implicarnos de una forma adecuada en el área académica de nuestro hijo?

  • Conocer bien a los profesores, los objetivos de las diferentes asignaturas, lo que se espera de nuestro hijo en cada una de ellas a nivel de tareas para casa y de exámenes. Para ello es importante acudir a reuniones escolares y tutorías.
  • Proporcionar a nuestro hijo un espacio adecuado para realizar las tareas escolares y estudiar. Debe ser un espacio bien ventilado e iluminado, en el que tenga disponible el material escolar y en el que no tenga distracciones.
  • Fijar un horario para hacer los deberes y estudiar. La regularidad ayuda a establecer hábitos, y el hábito de estudio es fundamental para el éxito escolar.
  • Establecer un plan de trabajo. Enseñar a nuestro hijo a organizar el trabajo de ese día es fundamental, dividir las tareas grandes o pesadas en pasos, organizar el trabajo según su nivel de dificultad, organizar descansos… puede marcar la diferencia en las tardes de nuestro hijo.
  • Eliminar las distracciones. El ruido en casa, las interrupciones y, por supuesto, la televisión y otros aparatos electrónicos dificultan la concentración y el desempeño en la realización de tareas escolares de nuestro hijo.
  • Ayudar, no aprender por él. Si nuestro hijo no realiza su propio trabajo, no aprenderá. Los padres pueden aclarar dudas, hacer sugerencias y orientar, pero el proceso de aprendizaje es tarea del niño.
  • Motivar. Preguntar a nuestro hijo por sus deberes, por sus exámenes, le hace ser consciente de nuestro interés. Reforzar es de máxima importancia para crear un correcto nivel de motivación: siempre reforzar el esfuerzo del niño, y no tanto el resultado. Mostrar a nuestro hijo que estamos orgullosos de su trabajo es el mejor premio que un niño puede obtener.

En CODEX PSICOLOGÍA, además, podemos ayudar a tu hijo, a partir de un análisis psicológico y pedagógico, a mejorar su rendimiento en el estudio, aprendiendo, desarrollando y consolidando las «estrategias» que le facilitarán su aprendizaje escolar.

 

Centros Codex Psicología Vigo y Ourense