Publicado por & archivado en Artículos, Sin Categoría.

¿Qué es el TDAH?

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es una alteración neurobiológica que se manifiesta en dificultades de autorregulación de la conducta en tres aspectos concretos: la capacidad para mantener la atención, el control de la impulsividad y el grado de actividad.

¿Cuál es la evolución de este concepto?

Desde que se realizó la primera aproximación al trastorno, dónde se hablo de un déficit en el control moral, han sido distintas las aproximaciones que ha tenido el trastorno, como hipercinesia, disfunción cerebral mínima, interpretando el TDAH como un trastorno del comportamiento. Más tarde se argumentó que la deficiencia básica de los niños hiperactivos no era el excesivo grado de actividad, sino su incapacidad para mantener la atención y su impulsividad. Esta última interpretación es la que permanece hoy en día.

¿Por qué se origina?

Si nos referimos a la causa, existen muchas teorías sobre componentes hereditarios, dificultades en el embarazo, aprendizaje, neurotransmisores… Una de las líneas más avaladas es el mal funcionamiento del lóbulo frontal que regula las funciones ejecutivas y guía nuestro comportamiento y controla los impulsos. Gracias a diversos estudios, se ha podido confirmar la presencia de un alto componente genético y también que los factores ambientales son importantes en el mantenimiento y la evolución de los síntomas.

A pesar de ser un motivo muy frecuente en consultas, es uno de los desafíos a los que hoy en día se siguen enfrentando tanto médicos, psicólogos y maestros, debido a las continuas controversias en relación a su origen, diagnóstico y manejo del TDAH.

Algunas características importantes del TDAH:

– Los niños con TDAH suelen mostrar escasas habilidades sociales y de comunicación, haciendo uso en determinadas situaciones de la agresividad para resolver problemas interpersonales y presentan dificultades para comprender los indicadores sociales, los cuales son fundamentales para un adecuado desarrollo de las relaciones sociales.

– El TDAH que se da con mayor frecuencia es aquel que combina inatención e impulsividad, y un 70% de los niños que padecen este trastorno tiene dificultades de aprendizaje (escritura, matemáticas, comprensión lectora…).

– El curso evolutivo del TDAH es de carácter crónico y afecta de modo significativo la capacidad del sujeto para afrontar las exigencias de su medio a lo largo de las diferentes etapas de la vida.

 

¿Está incluido en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales 5 (DSM-5)?

Si, el DSM-5 incluye al TDAH como uno de los trastornos de inicio en la infancia y adolescencia, recalcando la necesidad de permanencia de los síntomas de este trastorno durante un mínimo de 6 meses y en al menos 2 contextos diferentes.

Este manual fija como edad para determinar el diagnóstico del Trastorno por Déficit Atención e Hiperactividad (TDAH) los 7 años de edad, pues se establece que hasta la edad de los 6 años, los niños no presentan patrones de conducta fijos, debido a la variabilidad del niño en sus respuestas al entorno.

¿Cómo se manifiesta en la etapa preescolar y escolar?

En la etapa preescolar, se evidencia una excesiva inquietud y presencia de conductas desobedientes y desafiantes, con un nivel de juego más inmaduro, monótono y estereotipado.

Por otro lado, en la etapa escolar, las dificultades a nivel atencional y organizativo se incrementan y se evidencian sus limitaciones para cooperar, compartir e interactuar. Esto suele generar fracaso escolar y rechazo social en los niños que padecen TDAH.

¿Existen leyes que reconozcan las necesidades de estos niños o jóvenes?

En España, con la promulgación de la Ley Orgánica de Educación (LOE, 2006), se han reconocido a los alumnos con dificultades específicas de aprendizaje (DEA) y a los alumnos con trastorno por déficit de atención con/sin hiperactividad (TDAH), dentro del grupo de alumnado con Necesidades Específicas de Apoyo Educativo (NEAE). De este modo, hoy en día se establece la obligatoriedad de ofrecer a estos alumnos con DEA o TDAH tratamientos adecuados a sus necesidades.